13
Abr
10

NATURALEZA ROTA Y LOS HAPPY END


_41246716_23besoarte

 (Foto: Robert Doisneau, junto al Ayuntamiento de París y frente al L’Hotel La Ville. La foto más vendida de la historia con 410.000 copias. París, 1950)

NATURALEZA ROTA Y LOS HAPPY END
(Por Gina Martínez-Vargas Araníbar)

Siempre me he preguntado qué de bueno tienen todavía para los adultos los melindres a lo Corín Tellado y con finales de cuentos de hadas, donde el chico logra besar finalmente a la chica y luego comen perdices y son muy felices per saecula saeculorum. Casi todas las historias de la vida, con menos romance y menos ficción, son las que logran interesarme de verdad, porque creo que están más cercanas a la vida real, porque llevan impreso el desencanto que ignoramos a los 15 y afirmamos con mayor certeza quizás a partir de los 30, ó antes o después, de cualquier modo, tanta dicha y fantasía en los relatos puede servirnos como válvula de escape, como algún refugio de ciertos chubascos, a los que debemos ver la cara o más tarde o más temprano.

Los cuentos de los Grimm, los de Charles Perrault, las Fábulas de Esopo, La Fontaine o Samaniego, creo yo, ya hicieron su parte instructiva y moralista quizás de la época de los años 20 a los 70. Los chicos de este tiempo que vienen más listos y despiertos que antes, parecen estar en cierto modo mucho más suspicaces y renuentes a tragarse los cuentos… ni con queso. Aquellas narraciones, desprovistas de lirismo, descarnadamente crudas e impregnadas de realismo, como las de Truman Capote, Tennessee Williams, Scott Fitzgeralt, Faulkner, Carson McCullers, maestros de la non-ficción-novel, más bien del sentido estético de lo sórdido, muestran sin embargo otras realidades que abordar, un mundo más veloz y más salvaje, un reflejo espeluznante y más atormentado de nuestras sociedades vertiginosas, que parecen arrastrar con ellas, el caudal de un río más turbulento y más turbio. Las frustraciones y desengaños que nos permite vislumbrar un Hemingway, las complejas elucubraciones y tortuosas evocaciones de una Virginia Woolf, un Marcel Prust, o un James Joyce, inmersas en un universo más reflexivo y más pensante, y porqué no más racionales y veraces, entre tanta ficción edulcorada.

Tras la maldad, la violencia y desencanto, hay siempre una naturaleza que se quiebra, que se rompe, la fragilidad de unos sueños rotos, la vulnerabilidad de un ser que se queda con las alas quebradizas, que va perdiendo las ilusiones y los sueños. El cuento de hadas se va convirtiendo siempre en una naturaleza de factura delicada, que va cambiando conforme vivimos. La realidad va superando a cualquier ficción. En nuestros días el relato crudo de las sociedades cobra vigencia. La concepción desencantada del hombre adulto y el anhelo de recuperar mediante cuentos, idealizando la infancia a la vez con inocencia y picardía, se va quedando en el camino, en nuestros días. Quizás la única forma de recuperar ese lirismo fantástico a lo Charles Dickens o Lewis Carrol, esté en cierto modo en adentrarnos y en hallar a ultranza a nuestro niño (a) interior, e intentar en lo posible, la recuperación superlativa de aquella sustancia, antes que perderla definitivamente entre los códigos y reglas de los cánones adultos, ya sea por la crudeza y la desesperanza de la vida, verdadero vaso comunicante entre literatura y vida.

Volviendo sin embargo hacia el panorama de los happy end, me quedo con un final de cuento de Antón Chéjov, de “El Beso”, una desencantada realidad, que se termina por quebrar después de haber despegado en un vuelo maravilloso de total irrealidad, atormentado y desafortunadamente fantástico, para romperse en añicos tras la certidumbre y la apabullante realidad, falta y desprovista de esperanza alguna. Cualquier mortal podría ser como el Riabóvich de “El Beso”, uno de esos cuentos que nos deja tras el dulzor, un sabor amargo de los sad end. Esos son fragmentos de la vida real, todos ellos esconden un secreto debajo de la desnudez con que se cubren. Un secreto que sin ser explícito, perdura en la conciencia de los lectores con más intensidad que un final feliz de cuentos de hadas, porque son sucesos que suelen pasar cotidianamente y están destinados a marcarnos la existencia con textura indeleble y mantienen con vigor la eternidad de lo fugaz.

Me detuve en un semáforo y creí por un momento que allí también se detenía el mundo, el tráfico y el tiempo, cuando vi besarse a dos adolescentes apasionadamente en una esquina, traspasando el vértigo de lo inmediato, parecían ansiar devorarse el tiempo, con un afán voraz, desmesurado, y pensé que aún no les había llegado la hora de saberlo todo…¿Quién querría romperles sus sueños, contarles lo que siempre ha de venir después?…Las naturalezas no se rompen tan temprano,… tendrían que caerles muchas lluvias todavía, desteñirse y caerse aún mucha hojarasca del otoño, agobiar con sus calores muchas noches del estío, emerger muchas lunas de plata tras las sombras, hablar y rogar a las estrellas lo imposible, esperar en vano las ilusiones que no llegan con la aurora, necesitar esos crepúsculos marinos, para ahuyentar algunas sombras pertinaces, congelarse las palabras y los sueños por el frío, soñar sin dormir muchos happy end, llegar a incendiarse tras la pirotecnia y la alegría muchas Babilonias…Y perder, siempre perder, aspirando ganar unas tantas veces,… todavía…

Barcelona, septiembre 2008.

Safe Creative #1104048894047
http://www.safecreative.org/work/1104048894047.
REGISTRO DE PROPIEDAD INTELECTUAL

13
Abr
10

LIFE IN MONO


mono8

LIFE IN MONO
(Mono)

Mono son Martín Virgo y Siobhan Di Mare, una fusión experimental del pasado y el futuro, Martín, músico fue creando este tema pop que bien encajaría en ciertos filmes franceses y nostálgicos de los años 60, el dúo dio a conocer “Life in Mono” en 1996. (un vídeo de la serie “L Word”, en donde suena el tema)

MÁS VIDEOS MUSICALES EN ESTE ENLACE:

https://macpik2.wordpress.com/category/mi-musica-preferida/

 

13
Abr
10

DONDE HABITE EL OLVIDO


Donde habite el olvido
(Por Luis Cernuda)

I

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo solo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allá donde termine ese afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

13
Abr
10

MOON OVER BOURBON STREET


MOON OVER BOURBON STREET
La Luna Sobre La Calle Borbón
(STING)

Este tema de Sting es uno de mis favoritos, que incluye en su álbum: “The Best of Sting: Field Of Gold 1984-1994”. Aquí está acompañado de Chris Botti, afamado trompetista norteamericano, más bien de música intimista y del Smooth Jazz, en una presentación el fatídico 11 de septiembre del 2001.

13
Abr
10

ENCUENTROS AFORTUNADOS


ENCUENTROS AFORTUNADOS
(Por Gina Martínez-Vargas Araníbar.)

Es cierto que conforme avanzan los años la sabiduría aumenta, no lo he dicho, ni inventado yo, pero es esa especie de respuestas que vamos teniendo a lo largo de esta vida, las que de alguna manera parecen ir respondiéndose por sí mismas, una especie de comprobación y prerrogativa que nos otorga la vida. Si antes teníamos la pregunta cuya interrogante parecía llegar hasta el infinito por el ansia misma de saber su por qué, después de ya no aspirar nada y ni siquiera anhelarlo, de pronto, después de los años, se asoma esa luz y llega una súbita comprensión, una gran verdad que alcanzamos a vislumbrar.

Si en la Biblia, Jesús nos deja patente que el Amor lo es todo y sin amor no somos nada. En nuestro trajinar por esta vida, un día y otro, vivimos por vivir, nos relacionamos, salimos con amores, pero ninguna experiencia es tan significativa como aquella de encontrarnos con “el amor de nuestra vida”, curiosa expresión, que por fortuna no se queda fuera de nuestra epidermis, sino que alcanza a cambiar por completo toda nuestra existencia, y la visión más profunda de nuestra vida, en consonancia con un algo que abarca mucho más allá de nosotros y lo es todo, lo inconmensurable, que es capaz de emocionarnos, tocando la fibra mas sensible de nuestro ser, uniéndonos casi con hilos invisibles al Universo, la luna y las estrellas, convirtiéndonos en ese ser cósmico que palpita y siente al unísono de un todo integrado, capaz de cobrar vida y razón de ser. Ese algo que además nos transmite felicidad, un estado de gracia, que nos confiere un halo de belleza, armonía y frenesí, que al parecer no son elementos normales de este mundo mal sano, contaminado e injusto, con el cual nos hallamos a diario en nuestros noticieros y acostumbramos a ver con un cierto rasgo “masoca” y hasta de deliberada satisfacción, en nuestras horas de relax, vaya manera de pasar el tiempo. Que triste destino el nuestro.

Si Dios existe sin haberlo visto, al parecer el amor existe si creemos en él, pero no basta con creer únicamente en el, puesto que siendo algo subjetivo, cada cual alberga su propia idea de lo que es, quizás la única certeza de esta experiencia con categoría de válida sea el encuentro con “un gran amor”.

Creo en cierto género de amores diversos, por ejemplo el que Don Quijote de la Mancha profesa por Dulcinea del Toboso, esta ligado a un proceso muy racional, a una fidelidad de caballero, a una cierta lealtad, producto de sus propias elucubraciones; no así el de Gustavo Adolfo Bécquer, que es más bien un amor típico y sentimental, pero en este caso enmarcado en la clasificación de platónico e irrealizado, capaz de hacer sufrir de verdad las más grandes torturas, diferente en cierta medida al gran amor que se profesaran Abelardo y Eloisa, cuya pasión física es innegable, y los posteriores intentos de él por sublimar esa pasión hasta el grado de una exaltación con tintes espirituales, por una trágica e impuesta imposibilidad de realizarse, que rodea sus propias circunstancias.

De cualquier modo, el hallazgo único que admite una marcada diferencia a todas las demás es y será por siempre el encuentro con nuestro “gran amor”, sublime don al que no todo el género humano tiene la gracia de acceder. Morirse después de tal gracia y después de haber sido tocado por su influjo, podría ser el mayor y más grande aprendizaje de un mortal, que ha sido transformado hacia el conocimiento de una gran verdad: el Amor. Después de cuya experiencia suprema y a falta de tan excelsa motivación , ya nada puede ser igual en nuestra vida, y aún peor, ya nada significará lo mismo, todo lo demás estará desprovisto de ese contenido y será vacío, gris, insustancial y carente de ese “todo” que le imprime el Amor.

Por tanto, sintámonos afortunados aún habiendo perdido finalmente a un gran amor, porque en definitiva ya nuestra mirada nunca volverá a ser la misma, porque como diría Voltaire “el amor empieza en los ojos” y no hay un gran amor que no se haya revelado a nuestra mirada. Metafóricamente también la visión del mundo habrá cambiado para siempre en nosotros después de nuestro conocimiento del Amor, siempre habrá un antes y un después.

Definitivamente los que hemos sobrevivido a la pérdida de un gran amor y hemos vuelto a sonreír, podemos decir que aún hay vida después de un gran amor.

Barcelona, 6 de mayo de 2006.

Safe Creative #1104048893958
http://www.safecreative.org/work/1104048893958
REGISTRO DE AUTORIA INTELECTUAL

13
Abr
10

YA VAGUÉ POR LAS CALLES BULLICIOSAS


Ya Vagué por las Calles Bulliciosas
(Por Alexander Pushkin)

Ya vague por las calles bulliciosas,
ya penetre en el templo populoso,
ya me rodeen alocados jóvenes,
en mis ensueños sigo estando absorto.

Me digo: pasarán raudos los años
y por muchos que aquí nos encontremos,
todos iremos a la eterna fosa
y para alguno ya llegó su tiempo.

Cuando contemplo el roble solitario,
este patriarca de los bosques -pienso-
sobrevivió al cruel siglo de mis padres
y sobrevivirá a este siglo nuestro.

Cuando acaricio a una tierna criatura
pienso que es hora ya de despedirme:
te cedo el puesto, florecer te toca,
y para mí ya es hora de pudrirme.

Cada día que pasa, cada hora,
me he acostumbrado a ejercitar la mente,
e intento adivinar cuál de entre ellos
será el aniversario de mi muerte.

Y ¿dónde me enviará la muerte el Hado?
¿En la guerra, en el mar, como viajero?
¿O si acaso será el valle vecino
el que reciba mis helados restos?

Y aunque para mi cuerpo inanimado
dónde se descomponga igual le sea,
yo, más cercano a mi solar querido,
de ser posible, reposar quisiera.

Y que a la entrada misma de mi tumba
una juvenil vida jugar pueda,
y que Naturaleza indiferente
con su eterna hermosura resplandezca.

13
Abr
10

THE WOMAN PASSENGER


THE WOMAN PASSENGER
(La Pasajera)

Película sobre la vida lesbiana de la poetisa chilena Grabriela Mistral y su secretaría y albacea personal, la norteamericana Doris Dana. Film cuya realización estuvo a cargo de Francisco Casas quien junto a Pedro Lemebel, mostraron en Youtube un adelanto sobre dicho film, que inicialmente tuviera el respaldo económico de México, para finalmente retirarle su apoyo por razones políticas.

Parte de esta película está basada en la ocurrencia de Dana de grabar en cintas magnetofónicas, sus momentos con la Premio Nobel chilena, de una vida compartida en común durante sus últimos 10 años de vida en Estados Unidos. El diálogo es interesante, desde recordar el septimo aniversario de conocerse, hasta el fragmento epistolar de la poetisa Gabriela Mistral, al confesarle a Doris Dana: “Cuando tu vuelvas si es que vuelves, no te vayas enseguida. Yo quiero acabarme contigo y quiero morirme en tus brazos” (fragmento de una carta de la poetisa chilena a Doris Dana en diciembre de 1948)…Un hecho controvertido y mantenido en secreto durante más de 40 años y valiente de parte de los realizadores del proyecto, tanto de esta película como de rescatar las charlas de la poetisa y Dana, ahora digitalizado en 46 CD’s. Un asunto que empieza a ser asumido por los chilenos.




VISITANTES

Free Hit Counter

ARCHIVOS

PÁGINAS LITERARIAS

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

PREMIO ESTRELLA PARA EL BLOG

Por su aporte al Arte y a la Literartura. Entregado por las Chicas del Club de la Buena Estrella 2010.¡Gracias Chicas!.